AlteredCarbon: la distopía de la inmortalidad - El Portal Informativo de la Ciudad y el Mundo
Inicio » Espectáculos » AlteredCarbon: la distopía de la inmortalidad

AlteredCarbon: la distopía de la inmortalidad

Es bien conocido el dicho “no debes juzgar un libro por su portada”, cosa que trasfiero al mundo audiovisual a una suerte de “no debes juzgar una película (o serie) por su tráiler”. Eso es algo que tengo más que incorporado porque son innumerables los casos en los que el avance es mejor que la película (o serie) en sí. Pero en este caso la cosa fue diferente, me dejé llevar por el teaser y me convencí de que esto estaba bueno. Esta vez me salió bien, esta es una muy buena serie pero, a su vez,  me recordó que no hay que confiarse, es algo bastante diferente a lo que nos mostraron en un principio.

¿De qué va la serie?

Basada en la novela homónima de Richard K. Morgan, nos deposita en un futuro distópico, en donde la raza humana ha logrado expandirse más allá de la Tierra hacia otros mundos bajo el protectorado liderado por la ONU. Para este momento, el hombre ha logrado prescindir no solo de su planeta de origen, sino también de su propio cuerpo y, en algunos casos, de la muerte misma. Esto gracias a una suerte de memoria espinal donde se descargan y transfieren la memoria, la conciencia y la forma de ser de los individuos en otros cuerpos, “fundas”, como se las llama en la serie.

Es ahí donde TakeshiKovacs, un mercenario y exsoldado de la rebelión contra el Protectorado es vuelto a la vida luego de una condena inconclusa de más de 200 años, para investigar un crimen cometido contra un mat (aristócratas) llamado Laurens Bancroft. A cambio de resorberlo, se le es ofrecido dinero y la libertad que tanto ansia.

Es a raíz de esta investigación que Takeshi va resolviendo no solo el caso, sino los cabos sueltos de su vida pasada y de sus nuevos aliados que va forjando a lo largo de las diez horas de serie.

¿Qué tal está la serie?

En general este es un producto bastante bueno, que plantea muchas cosas complejas e interesantes para pensar mientras y después de ver la serie. Cosas del calibre tal como lo efímero de los cuerpos, la muerte, la moral, los valores religiosos, la corrupción, la guerra, la identidad e incluso la sexualidad.

Estéticamente y conceptualmente vemos un mundo similar a un clásico del cyberpunk como BladeRunner, donde vemos una degradación de la humanidad, en donde la prole vivetoda agolpada en la superficie, un mundo visualmente mugroso, mientras los ricos viven tranquilos rodeados de lujos en sus mansiones en el cielo. Cada aspecto del arte de escena, vestuarios y efectos especiales son de buena calidad y, a pesar de ser extremadamente futurista, por momentos parece real y al alcance de la mano, intercalando tecnología de punta con elementos analógicos y perfectamente palpables en la actualidad.

Tanto las actuaciones, como el guion van muy bien, logrando encarnar los personajes y las tramas de la obra original de una manera muy acertada. Se logra captar el espíritu de la novela, con su característica violencia y humor negro, que por momentos es casi natural que esté ahí. A diferencia de muchas producciones donde se nota que está ahí como alivio a la tensión sin salirse del todo del tono.

Pero, entonces, ¿Cuál es el problema con la serie? El principal defecto están en el aspecto narrativo, en el cómo contar ciertas cosas. ¿Por qué digo esto? Por cuatro cosas: primero, la serie tarda un poco en definir el tono, ya que arranca como una serie muy curda y seria, luego pasa por algo más ligero y de humor negro, para luego encaminarse a un acertado punto medio. Segundo, y quizás lo que más pone en peligro al conjunto de la serie, la forma en que tratan el pasado revolucionario del protagonista.Hay ratos en que se siente como algo que roza el cliché y acción típica de una película de acción de los años ochenta, junto con una innecesaria voz en off que viene a tapar huecos. Y por último, la sobresexualización de la serie. Es un factor utilizado para mostrarnos, desde la perspectiva judeocristiana, que el futuro acarreó una serie de perversiones y males, y a medada que avanza la trama, se convierte en un factor clave de la misma. Lo malo de esto llega de la mano de muchas escenas de desnudos que no dicen gran cosa, no aportan al personaje, ni a algo lógico en algunas escenas más allá de mostrar cuerpos de gente atractiva (tanto hombre como mujeres), además de que muchas escenas de sexo rozan el porno soft o el ridículo.

En definitiva la serie es buena, te divierte, te sorprende con los plot twist y si sos de pensar lo que ves, te va a dejar algo para que reflexiones, pero los fallos que tiene impiden que la serie brille con más fuerza y quede en una cosa muy buena. Si te gusta el género, estoy seguro que la vas a disfrutar por su esencia y lo entretenido de la historia.

 

Fuente: Maximiliano Tomás 

También

ThePredator, ¿valió la pena?

Depredador, una de las franquicias de ciencia ficción más amadas que nos dejaron los años …

“Mi primera lucha”, una pelea por la familia

Es imposible ocultar la ironía que tiene el título, ya que con el correr de …

La ciencia de lo ocurrente: Las leyes de la termodinámica

Al comenzar a ver esta película no supe muy bien que estaba ante mí, sobre …

La Forêt

Es bien sabido que los franceses son una de las mejores industrias en cuanto a …

Comments Closed